Mensaje del director

Se ha registrado el incremento más elevado de la última decada en el tráfico de contenedores, del 14,5%, que ha permitido superar los 2,2 millones de TEU

José Alberto Carbonell

Director general del Port de Barcelona

La actividad del Port de Barcelona ha mantenido un gran dinamismo durante el 2016, como se refleja en el total de 48,7 millones de toneladas movidas (mercancías más pesca y avituallamiento), un 3,4% más que el ejercicio anterior. También se han registrado nuevos máximos históricos en tráficos estratégicos como la carga contenerizada de comercio exterior, los vehículos y los pasajeros, datos que ponen de manifiesto el buen posicionamiento para alcanzar los objetivos que nos fijamos en el III Plan estratégico 2015-2020.

Especialmente destacable es el comportamiento del tráfico de contenedores, un buen indicador de la evolución de la economía del entorno. Este año se ha registrado el mayor incremento de la última década, del 14,5%, que ha permitido superar los 2,2 millones de TEU (equivalentes a un contenedor de 20 pies) y acercarse un poco más a los registros anteriores al inicio de la crisis económica del 2008.

El comportamiento positivo se ha manifestado en todos los apartados del tráfico contenerizado. En cuanto al comercio exterior, los contenedores de exportación han crecido un 3,8% (hasta los 683.527 TEU), dato que muestra el esfuerzo del tejido productivo del entorno para abrirse al exterior, al tiempo que el avance de los de importación, a un ritmo del 8,7% (con un total de 518.480 TEU), muestra la clara reactivación del consumo interno. También ha sido muy bueno el dato del cabotaje con las islas Baleares, con un crecimiento del 10%; y el 47% de incremento registrado en los transbordos, que han sumado 431.750 TEU, indica una tendencia a la recuperación de un tráfico que durante los años de crisis se ha visto muy perjudicado.

En cuanto a los principales mercados del Port, más de dos tercios de las importaciones, un 77%, tienen como origen el continente asiático, que a la vez es receptor del 43% de las exportaciones que salen de nuestras instalaciones portuarias. Por países, China se mantiene como primer socio comercial, ya que es origen o destino del 23% de los contenedores que pasan por el Port. Por otra parte, el continente americano, concentra el 25% de las exportaciones y el 9% de las importaciones, con Brasil, México y Estados Unidos como los países que más crecen en sus intercambios con el Port de Barcelona.



1/2


Otro de nuestros tráficos estratégicos, el movimiento de vehículos, ha crecido un 4% durante el año 2016, hasta alcanzar la cifra récord de 916.834 unidades. De nuevo, aquí la mayor parte de este total corresponde a comercio exterior: las exportaciones han crecido un 3% y sumado 465.000 unidades, mientras que las importaciones han avanzado a un ritmo del 20% y han llegado a 206.000 unidades.

También el movimiento de pasajeros ha renovado máximos históricos y ha alcanzado un total de casi 4 millones de viajeros (+ 6,7%). El tráfico de ferris con las Islas Baleares, Italia o el norte de África ha crecido un 9% y ha cerrado el año con 1,27 millones de pasajeros, llegando a los 2,68 millones de cruceristas, un 5,6% más que en el 2015. Cabe destacar que los pasajeros de puerto base (que inician y finalizan crucero en Barcelona y, por tanto, hacen una mayor aportación a la economía local) representan más de la mitad (58%) del total de cruceristas del Port y en el 2016 han crecido un 14%.

Este año se han encaminado por el Port de Barcelona más de 370.500 UTI (unidades de transporte intermodal, de carga rodada sobre camión, plataforma o remolque), un 2,9% más que el año anterior. Este segmento de actividad incluye tanto los intercambios con las Islas (235.400 UTI), que han experimentado un incremento del 7,4%, como el transporte marítimo de corta distancia o short sea shipping (SSS), que ha canalizado más de 135.000 UTI con varios destinos de Italia y del norte de África. Esto significa desviar un número similar de camiones de las carreteras al modo marítimo, más eficaz económica y medioambientalmente, ya que reduce las emisiones contaminantes.

La apuesta del Port de Barcelona por la intermodalidad y el cuidado por un mejor entorno medioambiental avanza, también, gracias al mayor uso del ferrocarril: la cuota ferroviaria ha pasado de representar el 3,2% sobre el total de tráfico en el 2006, a ser de un 13% en 2016. En cuanto al tráfico ferroviario de contenedores, que ha crecido un 6%, a finales de año se ha puesto en marcha un nuevo servicio que opera trenes frigoríficos con Zaragoza. Cabe destacar que más de un tercio de los vehículos que han entrado o salido del Port de Barcelona han usado el modo ferroviario.

Por otro lado, nos encontramos con que los tráficos a granel están especialmente acondicionados para las circunstancias del mercado y la operativa. Este año el Port ha vehiculado 11,4 millones de toneladas de graneles líquidos, un 5% menos que el año anterior, aunque el gasóleo (principal hidrocarburo que pasa por el puerto) ha crecido un 16,4% y ha alcanzado los 2,7 millones de toneladas. El volumen de graneles sólidos, por su parte, se ha mantenido prácticamente estable respecto al año anterior, con 4,4 millones de toneladas canalizadas. Sin embargo, algunos de los principales grupos de productos han registrado incrementos destacables, como el cemento y el clínker y los cereales y las harinas (+ 9%).

Aparte de reflejar la dinamización del tejido productivo y el mercado consumidor, el crecimiento de tráfico revela como el Port de Barcelona se adapta, en infraestructuras y servicios, a las necesidades de uno y otro. Nuestra labor como Port debe ser trabajar constantemente para mantener este equilibrio. Por ello, nuestro reto, año tras año, es conseguir -con la complicidad de todos los actores participantes- la mejora continua de las condiciones para el transporte y el comercio marítimo.

2/2







Mensaje del director

Se ha registrado el incremento más elevado de la última decada en el tráfico de contenedores, del 14,5%, que ha permitido superar los 2,2 millones de TEU

José Alberto Carbonell

Director general del Port de Barcelona

La actividad del Port de Barcelona ha mantenido un gran dinamismo durante el 2016, como se refleja en el total de 48,7 millones de toneladas movidas (mercancías más pesca y avituallamiento), un 3,4% más que el ejercicio anterior. También se han registrado nuevos máximos históricos en tráficos estratégicos como la carga contenerizada de comercio exterior, los vehículos y los pasajeros, datos que ponen de manifiesto el buen posicionamiento para alcanzar los objetivos que nos fijamos en el III Plan estratégico 2015-2020.

Especialmente destacable es el comportamiento del tráfico de contenedores, un buen indicador de la evolución de la economía del entorno. Este año se ha registrado el mayor incremento de la última década, del 14,5%, que ha permitido superar los 2,2 millones de TEU (equivalentes a un contenedor de 20 pies) y acercarse un poco más a los registros anteriores al inicio de la crisis económica del 2008.

El comportamiento positivo se ha manifestado en todos los apartados del tráfico contenerizado. En cuanto al comercio exterior, los contenedores de exportación han crecido un 3,8% (hasta los 683.527 TEU), dato que muestra el esfuerzo del tejido productivo del entorno para abrirse al exterior, al tiempo que el avance de los de importación, a un ritmo del 8,7% (con un total de 518.480 TEU), muestra la clara reactivación del consumo interno. También ha sido muy bueno el dato del cabotaje con las islas Baleares, con un crecimiento del 10%; y el 47% de incremento registrado en los transbordos, que han sumado 431.750 TEU, indica una tendencia a la recuperación de un tráfico que durante los años de crisis se ha visto muy perjudicado.

En cuanto a los principales mercados del Port, más de dos tercios de las importaciones, un 77%, tienen como origen el continente asiático, que a la vez es receptor del 43% de las exportaciones que salen de nuestras instalaciones portuarias. Por países, China se mantiene como primer socio comercial, ya que es origen o destino del 23% de los contenedores que pasan por el Port. Por otra parte, el continente americano, concentra el 25% de las exportaciones y el 9% de las importaciones, con Brasil, México y Estados Unidos como los países que más crecen en sus intercambios con el Port de Barcelona.



1/2


Otro de nuestros tráficos estratégicos, el movimiento de vehículos, ha crecido un 4% durante el año 2016, hasta alcanzar la cifra récord de 916.834 unidades. De nuevo, aquí la mayor parte de este total corresponde a comercio exterior: las exportaciones han crecido un 3% y sumado 465.000 unidades, mientras que las importaciones han avanzado a un ritmo del 20% y han llegado a 206.000 unidades.

También el movimiento de pasajeros ha renovado máximos históricos y ha alcanzado un total de casi 4 millones de viajeros (+ 6,7%). El tráfico de ferris con las Islas Baleares, Italia o el norte de África ha crecido un 9% y ha cerrado el año con 1,27 millones de pasajeros, llegando a los 2,68 millones de cruceristas, un 5,6% más que en el 2015. Cabe destacar que los pasajeros de puerto base (que inician y finalizan crucero en Barcelona y, por tanto, hacen una mayor aportación a la economía local) representan más de la mitad (58%) del total de cruceristas del Port y en el 2016 han crecido un 14%.

Este año se han encaminado por el Port de Barcelona más de 370.500 UTI (unidades de transporte intermodal, de carga rodada sobre camión, plataforma o remolque), un 2,9% más que el año anterior. Este segmento de actividad incluye tanto los intercambios con las Islas (235.400 UTI), que han experimentado un incremento del 7,4%, como el transporte marítimo de corta distancia o short sea shipping (SSS), que ha canalizado más de 135.000 UTI con varios destinos de Italia y del norte de África. Esto significa desviar un número similar de camiones de las carreteras al modo marítimo, más eficaz económica y medioambientalmente, ya que reduce las emisiones contaminantes.

La apuesta del Port de Barcelona por la intermodalidad y el cuidado por un mejor entorno medioambiental avanza, también, gracias al mayor uso del ferrocarril: la cuota ferroviaria ha pasado de representar el 3,2% sobre el total de tráfico en el 2006, a ser de un 13% en 2016. En cuanto al tráfico ferroviario de contenedores, que ha crecido un 6%, a finales de año se ha puesto en marcha un nuevo servicio que opera trenes frigoríficos con Zaragoza. Cabe destacar que más de un tercio de los vehículos que han entrado o salido del Port de Barcelona han usado el modo ferroviario.

Por otro lado, nos encontramos con que los tráficos a granel están especialmente acondicionados para las circunstancias del mercado y la operativa. Este año el Port ha vehiculado 11,4 millones de toneladas de graneles líquidos, un 5% menos que el año anterior, aunque el gasóleo (principal hidrocarburo que pasa por el puerto) ha crecido un 16,4% y ha alcanzado los 2,7 millones de toneladas. El volumen de graneles sólidos, por su parte, se ha mantenido prácticamente estable respecto al año anterior, con 4,4 millones de toneladas canalizadas. Sin embargo, algunos de los principales grupos de productos han registrado incrementos destacables, como el cemento y el clínker y los cereales y las harinas (+ 9%).

Aparte de reflejar la dinamización del tejido productivo y el mercado consumidor, el crecimiento de tráfico revela como el Port de Barcelona se adapta, en infraestructuras y servicios, a las necesidades de uno y otro. Nuestra labor como Port debe ser trabajar constantemente para mantener este equilibrio. Por ello, nuestro reto, año tras año, es conseguir -con la complicidad de todos los actores participantes- la mejora continua de las condiciones para el transporte y el comercio marítimo.

2/2