S. XIV



Edad media, las Atarazanas

Durante el reinado de Pedro III surge el proyecto de poner en marcha una Atarazana Real y se inician las obras para construirla. Éstas fueron interrumpidas por los temporales y en 1378 se retomaron, gracias la intensa lucha de la Ciudad Condal para obtener el visto bueno del entonces rey, Pedro IV.

Éstas son las populares Drassanes (hoy sede del Museu Marítim), resultado de los esfuerzos de los barceloneses para desarrollar el comercio marítimo que la ciudad exigía.

Imágenes: Archivo Histórico de Barcelona y Museu Marítim