1978-1980



El puerto autónomo

El Ministerio de Obras Públicas otorga la autonomía portuaria en Bilbao, Barcelona, Valencia y Huelva. Así, el Port adquiere una nueva denominación, la de Puerto Autónomo de Barcelona. Éste estaba representado por un Consejo de Administración, que sustituyó a la Junta de Obras. Por lo tanto, el Port seguía siendo una entidad pública, pero podía actuar en régimen de empresa mercantil y según el derecho privado.