S.XV-S. XVII



La seguridad como prioridad

En 1439, Alfonso el Magnánimo otorgó a los Consejeros de Barcelona la potestad para construir un puerto donde y como ellos decidieran, motivado por la necesidad de crear un puerto seguro.

Pero hasta 1477 no se iniciaron las obras del muelle de la Santa Creu, después conocido como muelle Vell y actualmente desaparecido; y la construcción de un dique del Este, ampliado en varias fases en los años 1590, 1679 y 1720.

Ambas construcciones se desarrollaron en lo que sería después el barrio marinero de la Barceloneta, ya históricamente habitado por pescadores y 'gente de la mar'. Estos fueron los inicios del puerto artificial, construido con terrenos ganados al mar.

Imágenes: Archivo Histórico de Barcelona y Museu Marítim