S.I a.C. - s. XIII



Vino, pescado y piedras de barcino

Colonia Iulia Augusta Faventia Paterna Barcino es el primer nombre que recibió Barcelona, por parte del emperador Augusto.

A través del entonces conocido como Mare Nostrum, el puerto de Barcino, situado bajo Montjuïc, posibilitaba exportaciones en la capital del Imperio, Roma.

Los productos catalanes más solicitados por los romanos eran piedras para sus grandes construcciones, pasta de pescado y vino para sus animadas fiestas.

Imágenes: Archivo Histórico de Barcelona y Museu Marítim