En 2006, y fruto de la colaboración entre la Autoridad Portuaria y la Agència de Residus de Catalunya, se aprobó la Guía para prevención de la contaminación del suelo de las actividades potencialmente contaminadoras del Port de Barcelona. La guía es una herramienta que establece las pautas básicas que deben seguir las actividades portuarias para prevenir y reducir el riesgo de contaminación del suelo y de las aguas subterráneas en el ámbito del dominio público portuario.

Las actuaciones de remediación de suelos contaminados en el recinto portuario pueden ser lideradas por la Autoridad Portuaria una vez finalizado el periodo de concesión de ocupación de suelo portuario por parte de una actividad, o bien actuaciones emprendidas por las terminales y concesiones durante el periodo concesional.