Identificación:
Propuesta de proyecto:
2018-EU-TM-0110-W
Número de acuerdo:
INEA/CEF/TRAN/M2018/1799131

Planificación del proyecto:
Fecha de inicio: Febrero 2019
Fecha de finalización: Diciembre 2023
Estado: En proceso

Participantes:
Líder del proyecto:
VIIA
Socio del proyecto:
Autoridad Portuaria de Barcelona
Estados involucrados:
Francia, España

Presupuesto:
Costes totales elegibles:
127.357.355 €
Contribución de TEN-T:
25.471.471 €
Aportación TEN-T:
20%
Aportación de la APB:
11.080.000 €
Programa de apoyo:

2018 Multiannual Call


Descripción del proyecto:

La acción del proyecto global tiene como objetivo lanzar un innovador servicio de transporte multimodal entre Barcelona y París (Rungis), que ofrece una solución multimodal sostenible, innovadora, eficiente y confiable para cambiar los semirremolques de la carretera al ferrocarril.

El objetivo de la acción es construir dos terminales multimodales, una en Barcelona y la otra en Rungis, para implementar un servicio de autopistas ferroviarias entre estas ciudades a fin de satisfacer la creciente demanda del servicio de carga en el corredor propuesto.

Para Barcelona, la Acción implica la construcción de una nueva terminal de autopistas ferroviarias para transportar remolques en la superficie del antiguo cauce del río Llobregat. El Puerto de Barcelona llevará a cabo los preparativos necesarios para adecuar el terreno antes de la construcción.

Como resultado de esta acción, se espera que se adapten alrededor de 14 ha de tierra que se utilizará para la futura terminal de la autopista ferroviaria, así como la construcción de aproximadamente 1.3 km en vías de ferrocarril (vía única) en ancho ibérico y UIC entre los terrenos antes mencionados y la Terminal C.

Objetivos:

Los objetivos principales de la acción son:

• Optimización de dos corredores TENT-T (Mediterráneo y Mar del Norte-Mediterráneo) y parcialmente la Red Central Dijon - París para garantizar el transporte de cola como sustituto del camino.
• Eliminación de cuellos de botella en la sección transfronteriza entre Francia y España, específicamente en la ubicación de La Jonquera. Superar los cuellos de botella que existen en la frontera entre Francia y España sería el desafío más importante en la optimización del Corredor Mediterráneo.
• Mejora de la interoperabilidad y la conexión entre Francia y España. Existe una diferencia de ancho de vía debido a las diferentes normas ferroviarias entre los países involucrados y es un obstáculo bien conocido para el desarrollo del tráfico ferroviario transfronterizo.
• Reducir el impacto ambiental, la huella de carbono y las emisiones de gases de efecto invernadero.