Descripción general

Las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) juegan un importante papel en el cambio climático. Los efectos de las emisiones de los GEI son a nivel global, con independencia del lugar en el que se emiten. Además, casi todos los sectores industriales y de actividades de servicios tienen asociados emisiones de GEI debidas al consumo energético, a la generación de residuos y a la movilidad.

Adoptar estrategias para reducir las emisiones de GEI empieza a ser cada vez más una necesidad para los puertos ya que éstos representan nodos de la cadena logística de transporte de mercancías y contribuyen a la huella de carbono de los productos que pasan por un puerto. Los clientes de la mercancía están cada vez más preocupados por la huella de carbono del ciclo de vida de sus productos y demandan modos y rutas de distribución de sus productos o materiales que sean bajos en emisiones de GEI, ya que el transporte es la mayor contribución a la huella de carbono de muchos productos.

Atendiendo esta importancia que tiene para los puertos la lucha contra el cambio climático, el Port de Barcelona ha implementado una estrategia para reducir las emisiones de GEI basada en tres pilares: a nivel de la organización Autoritat Portuaria, a nivel de la mercancía que mueve el puerto y a nivel de las cadenas logísticas que eligen el puerto de Barcelona como nodo.