Panamá y Cuba
Del 19 al 25 de noviembre de 2016


Con el objetivo de impulsar el comercio exterior entre Cataluña y la zona del Caribe, promover nuevas oportunidades de negocio, y establecer o consolidar vínculos comerciales en la región, Panamá y Cuba han sido los destinos de esta decimoctava misión empresarial del Port de Barcelona.

La misión ha sido encabezada por el consejero de Territorio y Sostenibilidad de la Generalitat de Cataluña, Josep Rull, y el presidente del Port de Barcelona, Sixte Cambra, acompañados del secretario de Infraestructuras y Movilidad, Ricard Font, y el director general de Transportes y Movilidad de la Generalitat, Pere Padrosa.

La delegación con un perfil empresarial multisectorial e institucional, ha estado integrada por 60 directivos principalmente del sector logístico portuario y también de la consultoría, software, infraestructuras de madera, y servicios. Como en la edición anterior, la delegación ha compartido agenda con otra misión empresarial organizada por ACCIÓ, y presidida por el consejerode Empresa y Conocimiento, Jordi Baiget.

Las jornadas empresariales, que han tenido muy buena acogida en ambas ciudades, han contado con una representación institucional de alto nivel. En Panamá, delante de un auditorio de 250 personas, el Port presentó su posicionamiento estratégico como puerta de entrada para las mercancías procedentes de la zona Caribe, tanto para la península Ibérica, como para el sur de Europa y norte de África y, también, como puerto de origen más competitivo para las exportaciones catalanas y procedentes del continente europeo. En Cuba, donde asistieron 220 empresarios, el presidente del Port detalló las infraestructuras y servicios que ofrece el enclave catalán a nivel logístico, y también resaltó la posición del Port de Barcelona como a base de cruceros, y su conversión e integración en la ciudad, con el Port Vell. El segundo día, en Panamá, se realizó el seminario técnico de aduanas, en el que participaron un centenar de profesionales del sector, siendo el seminario con más asistentes de todos los organizados en ediciones anteriores.

En el transcurso de la misión se han realizado más de 200 contactos bilaterales entre empresas e instituciones catalanas y las del país de destino. En total se han programado 18 agendas de contactos, siendo las de Panamá preparadas por la Oficina de ACCIÓ en Panamá, y las de Cuba por la Oficina Económica Comercial de la Embajada de España en Cuba (ICEX). Algunas de las empresas han desarrollado su agenda particular y otras han participado en las reuniones institucionales realizadas en el marco de la misión.

A nivel institucional, se han mantenido reuniones con los máximos responsables del Ministerio de la Presidencia de Panamá, con el ministro de Turismo de Panamá y el de Cuba, el ministro de Asuntos Marítimos y administrador de la Autoridad Marítima de Panamá, y el ministro de Asuntos del Canal. También, se han realizado reuniones de trabajo con directivos de Panamá-Pacífico, del proyecto de la L2 del Metro de Panamá, de la Oficina del Historiador de La Habana, y con MAERSK y MELFI.

En cuanto a resultados, hay que destacar la valoración altamente positiva que estos intercambios han tenido en el conjunto de los participantes en estas reuniones. A nivel institucional, los presidentes de las asociaciones de la Comunidad Portuaria han firmado convenios de colaboración con sus homólogos panameños, con el objetivo de fomentar el intercambio de experiencias y conocimientos. También, se ha definido la firma de un memorándum de colaboración entre el Ministerio de la Presidencia de la República de Panamá y el Port de Barcelona en materia de formación, organización de estructuras y equipos de trabajo multidisciplinar, plataforma tecnológica y facilitación del comercio. Con cuanto a las empresas, varías de ellas han cerrado acuerdos comerciales y otras han empezado a definir las líneas para una futura colaboración inmediata.

La delegación, en el marco de la misión, también tuvo la oportunidad de realizar una visita al nuevo Canal de Panamá y ver in situ una de las esclusas de Cocolí y su torre de control, así como, también, visitó la Zona Especial de Desarrollo Mariel (ZEDM) y su puerto, la cual se prevé que sea el gran polo logístico de Cuba.