El Plan de Autoprotección (PAU) del Port de Barcelona es el documento que recoge las actuaciones necesarias en caso de producirse una emergencia que pueda afectar a las instalaciones portuarias, de manera parcial o total, independientemente del origen interior o exterior. Hay que decir que el alcance territorial del plan incluye la parte terrestre interior del perímetro del Port de Barcelona, y la parte marítima de servicio portuario.

Los objetivos del PAU son tres: combatir el origen de la situación de emergencia, mitigar las consecuencias sobre las personas, los bienes y el medio ambiente, y además, al tratarse de una instalación estratégica, el restablecimiento del servicio lo antes posible.

De hecho, hay que ver también el Plan de autoprotección como una herramienta más para el cumplimiento de la misión de la Autoridad Portuaria de Barcelona, con respecto a la responsabilidad en la gestión de las infraestructuras y la necesidad de garantizar la fiabilidad de los servicios ofrecidos.

La última versión del PAU fue aprobada definitivamente el 31 de mayo de 2017 por el consejo de administración del Port de Barcelona. Queda pendiente la homologación de lo mismo para la Comisión de Protección Civil de Catalunya.

La nueva versión aporta una simplificación de la estructura del documento, mejora la organización y la operatividad en caso de emergencia, integrando las actuaciones ante cualquier emergencia en un esquema de respuesta único, escalable y compatible con el sistema de planes de protección civil. Esta revisión se adapta al Decreto 30/2015, de 3 de marzo, por el cual se aprueba el catálogo de actividades y centros obligados a adoptar medidas de autoprotección y se fija el contenido de estas medidas.

Estructura
El PAU se apoya básicamente en la estructura de la Autoridad Portuaria, pero comparte las responsabilidades con Capitanía Marítima, según competencias de la Ley de Puertos y Marina Mercante, con la participación de todos los centros de coordinación existentes y el servicios portuarios del Port.

En concreto, el Director de Emergencia está formado por el Director General del APB y el Capitán Marítimo, asesorados por un Gabinete de Crisis que integra responsables del APB, representantes de los concesionarios o barcos afectados, y los representantes de las administraciones local, autonómica y estatal. La Dirección de Comunicación también forma parte de esta estructura directiva, que se constituye en caso de emergencia en el CECOPORT.

Por debajo del Director de Emergencia, la figura del Jefe de la emergencia, compartida por el Jefe de Seguridad Industrial del APB y el Coordinador de Seguridad e Inspección Marítima de Capitanía Marítima, enlaza el CECOPORT con el mando sobre el terreno, que es el Jefe de intervención. La figura de Jefe de intervención, corresponderá normalmente al Coordinador terrestre, aunque si la afectación es sobre un barco, podrá ser el Coordinador marítimo el responsable de la intervención. Todos juntos velan por una actuación integrada de las diferentes entidades implicadas, en tierra firme o sobre la lámina del mar.

El Centro de Control del APB es el centro gestor del PAU, pero asistido de manera directa por el Centro de Coordinación de Salvamento Marítimo de Barcelona y la Torre de Control Portuario, de acuerdo con las competencias respectivas.

Activación
El PAU se puede activar en diversos niveles, según la gravedad de la situación y su alcance: ALERTA (nivel 0), EMERGENCIA DE CONCESIÓN (nivel 1), EMERGENCIA DE SECTOR (nivel 2), EMERGENCIA GENERAL (nivel 3).

El PAU se activa por defecto a nivel 0 (Alerta) en cuanto se recibe un aviso de emergencia. Con la información disponible, el Centro de Control del APB alerta a los servicios de emergencia portuarios y comunica de la situación a los Jefes de emergencia terrestre y marítima, que, de común acuerdo, deciden el nivel de activación. Este nivel de activación será transmitido a las autoridades y a las entidades que correspondan, y los medios necesarios de emergencia serán movilizados por los diferentes centros de coordinación en función del nivel. .

Integración con los planes de ámbito inferior
El PAU del Port de Barcelona tiene que respetar, pero al mismo tiempo integrar, los planes de autoprotección y medidas de emergencia de las diferentes actividades ubicadas en él. En este sentido, el PAU establece que, en caso de emergencia interna, las concesiones tienen que avisar al 080 (Barcelona) o el 112 (El Prat) según su ubicación, y siempre, además, el Centro de Control de la APB. En caso de emergencia externa, será este centro, con el apoyo del Centro de Salvamento Marítimo y la Torre de Control Portuario, quien hará llegar el aviso a todas las concesiones y embarcaciones que se puedan ver afectadas.

Sobre el terreno, los responsables y equipos de emergencia de las concesiones afectadas tendrán que coordinarse con los responsables del PAU del Port de Barcelona.

Integración con los planes de ámbito superior
El PAU del Port de Barcelona tiene que ser entendido como un peldaño más en la cadena de planes de emergencia. Por encima del PAU del Port, se encuentran los planes de protección civil municipales de Barcelona (a través de los diferentes PAEM) y del Prat de Llobregat en su area de competencia, y los planes de protección civil de la Generalitat. De éstos los más directamente relacionados con las actividades portuarias son el CAMCAT, PLASEQCAT y TRANSCAT, sin descartar los planes ligados a fenómenos naturales, y el PROCICAT. La integración con los planes de protección civil municipales y autonómicos se concreta en dos niveles de decisión: el Director de Emergencia del PAU del Port en coordinación con los responsables municipales y autonómicos, y el Centro de Mando Adelantado, donde los responsables del Grupo de Intervención del plan municipal o autonómico asumirán la responsabilidad de las actuaciones en el área de Operaciones, por encima de los responsables del PAU, presentes también en el CCA. Por último, hará falta también que la Dirección de Comunicación del PAU del Port se coordine con el Gabinete de Información de los planes de protección civil, y al mismo tiempo, con los responsables de comunicación de las concesiones o compañías afectadas.

Integración con otros planes portuarios
En el Port de Barcelona cohabitan con el PAU otros planes de emergencia o de actuación portuarios, como son el Plan de Protección Portuaria, en el ámbito policial, y el PIM, en los aspectos de contaminación marítima. En emergencias de origen policial, el PAU quedará supeditado a las instrucciones y necesidades del máximo responsable policial. En cambio, en el caso de daños de contaminación marítima ligados a una emergencia, el PAU actuará, en función de las características de la misma.

Acceso a la zona restringida