El Plan de Autoprotección (PAU) del Port de Barcelona, es el documento que recoge las actuaciones necesarias en caso de producirse una eventual emergencia que pueda afectar a las instalaciones portuarias, de manera parcial o total, independientemente de su origen interior o exterior del recinto portuario. Destacar que en la zona de servicio portuario del plan queda incluida la parte terrestre interior del límite del puerto, que incluyen las aguas interiores del puerto, y las de su zona exterior de fondeo.

Los objetivos del PAU son tres: combatir el origen de la emergencia, mitigar las consecuencias sobre las persones, los bienes y el medio ambiente, y además, al tratarse de una instalación estratégica, restablecer el servicio lo antes posible. Por tanto el Plan de autoprotección es una herramienta más de la Autoridad Portuaria de Barcelona para dar cumplimiento a su propia misión, básicamente por la responsabilidad en la gestión de las infraestructuras y la necesidad de garantizar la fiabilidad en la oferta de sus servicios.

La última versión del PAU, homologada el 2012 y recientemente actualizada, se caracteriza por una simplificación de la estructura del documento, mejorando la organización y la operatividad en caso de emergencia, integrando las actuaciones en un esquema de respuesta única ante cualquier eventual emergencia, escalable y compatible con el sistema de planes de protección civil.

Estructura
El PAU se sustenta básicamente en la estructura organizativa de la Autoridad Portuaria, pero comparte las responsabilidades con Capitanía Marítima, derivadas de sus competencias, con la participación de los centros de coordinación existentes i los servicios portuarios presentes en el puerto.

Concretamente, el Comité de Dirección está formado por el Director de la APB y el Capitán Marítimo, asesorados por un Gabinete de Crisis que integra responsables de la APB, representantes de los concesionarios o buques afectados, y los representantes de las administraciones local, autonómica y estatal. La Dirección de comunicación también forma parte de esta estructura directiva, que se constituye en caso de emergencia en el CECOPORT.

Por debajo del Comité de Dirección, la figura del Jefe de emergencia, compartida por el Jefe de Seguridad Industrial de la APB i el Coordinador de Seguridad e Inspección Marítima de Capitanía Marítima, enlazando el CECOPORT con el mando sobre el terreno, el Jefe de intervención. La figura del Jefe de intervención, corresponderá normalmente al Coordinador terrestre, aunque la afectación implique a un buque, si el buque no está atracado será el Coordinador marítimo el responsable de la intervención. Ambos estarán pendientes de integrar la actuación de las diferentes entidades implicadas, bien en tierra o sobre la lámina de agua del mar.

El Centro de Control de la APB es el centro gestor del PAU, pero asistido de manera directa por el Centro de Coordinación de Salvamento Marítimo de Barcelona y la Torre de Control Portuario, de acuerdo con las respectivas competencias.

Activación
El PAU se puede activar en diferentes niveles, según la gravedad de la situación y su envergadura: ALERTA (nivel 0), EMERGENCIA DE CONCESIÓN (nivel 1), EMERGENCIA DE SECTOR (nivel 2), EMERGENCIA GENERAL (nivel 3).

El PAU se activa por defecto en el nivel 0 (Alerta) desde el mismo momento que se recibe un aviso de emergencia. Con la información disponible, el Centro de Control de la APB alerta a los servicios de emergencia portuarios y comunica la situación a los Jefes de emergencia terrestre y marítima, ellos, de común acuerdo, decidirán el nivel de activación. El nivel de activación será transmitido a las autoridades y a las entidades correspondientes, y los medios y recursos necesarios serán movilizados peor los diferentes centros de coordinación en función del nivel y tipo de emergencia.

Integración con los planes de ámbito inferior
El PAU del Port de Barcelona ha de respetará, pero al mismo tiempo integrará los planes de autoprotección y sus consecuentes medidas de emergencia de las diferentes actividades ubicadas en el puerto. En este sentido, el PAU establece que en caso de emergencia interna, las concesiones deberán avisar al 080 (Bomberos de Barcelona) o el 112 (Bomberos de la Generalitat en el Prat de Llobregat) según su ubicación, y siempre además, al Centro de Control de la APB.

En caso de emergencia externa, será este centro, con el soporte del Centro de Salvamento Marítimo y la Torre de Control Portuario, quien hará llegar los avisos a las concesiones y/o embarcaciones que puedan verse afectadas.

Sobre el terreno, los responsables y los equipos de emergencia de las concesiones afectadas deberán coordinarse con los responsables del PAU del Port de Barcelona.

Integración con los planes de ámbito superior
El PAU del Port de Barcelona debe ser entendido como un eslabón más n la cadena de planes de emergencia. Por encima del PAU del puerto, se encuentran los planes de protección civil municipales de Barcelona (a través de los diferentes PAEM) y del Prat de Llobregat en su área de competencia, y los planes de protección civil de la Generalitat. De estos los más directamente relacionados con las actividades portuarias son el CAMCAT, PLASEQCAT i TRANSCAT, sin descartar los planes relacionados con los fenómenos naturales, y el PROCICAT.

La integración con los planes de protección civil municipales y autonómicos se concreta en dos niveles de decisión: el Comité de Dirección del PAU del Port en coordinación con los responsables municipales y autonómicos, y el Centro de Mando Avanzado, donde los responsables del Grupo de Intervención del plan municipal o autonómico asumirán la responsabilidad de las actuaciones en el área de operaciones, per encima de los responsables del PAU, presentes también en el CMA.

Por último, la Dirección de Comunicación del PAU del puerto deberá también coordinarse con el Gabinete de Información de los planes de protección civil, y al mismo tiempo, con los responsables de comunicación de las concesiones o compañías afectadas.

Integración con otros planes portuarios
En el Port de Barcelona cohabitan con el PAU otros planes de emergencia o de actuación portuarios, como son el Plan de Protección Portuaria, en el ámbito policial, y el PICMA, en relación a la contaminación marítima. En emergencias de origen policial, el PAU quedará supeditado a las instrucciones y necesidades del máximo responsable policial, en cambio, en el caso de daños por contaminación marítima relacionados a una emergencia, el PAU activará, en función de las características de la misma.

Acceso a la zona restringida